jueves, mayo 29, 2008

63. Supertramp - Dos eventos especiales

Give a little bit - Supertramps

L.P.: Even in the quietest moments (1977)
Grupo: Supertramp (Roger Hogdson, Rick Davies, Dougie Thompson, Bob Siebenberg, John Haliwell)

Ya he mencionado alguna vez que en los 70 se puso de moda vilipendiar a saco a grupos muy originales que, a pesar de preocuparse continuamente por la búsqueda de nuevos sonidos, conseguían una y otra vez asaltar los primeros puestos de la hit-parade y arrasar con millones de copias vendidas. La ELO y Boston han sido tratados en algún post, y ahora le toca el turno a Supertramp.

Si tengo que utilizar una definición para describir este atípico grupo, utilizaría la de "Los Pink Floyds livianos". Liderados por dos superdotados como Hogdson y Davies, eran capaces de crear las más sabrosas golosinas pop y alternarlas con canciones con estructuras mucho más enrevesadas. El sonido era inconfundible: un piano cristalino, guitarras acústicas a saco, un saxo jazzy metido a conciencia y la sensación de cálculo milimétrico del producto. Give a little bit es un comienzo espectacular, jamás tres acordes darían tanto jugo; pero no le van a la zaga las melancólicas Downstream o Babaji, la beatleiana canción que da título al LP (recuerda mucho a Dear Prudence, del White Album de The Beatles) o la pluscuamperfecta Fool's Overture, once minutos de sinfonía pop. Para la publicidad contemporánea nos quedamos con From now on...

Dos años después despacharían 20 millones de copias con Breakfast in America, pero a mi entender con este LP llegaron a su cúspide de su carrera. El arte no está reñido con lo comercial, ni mucho menos.


Estando a punto de acabar el Open de Sant Adrià, del cual haré una larga crónica próximamente, dos actividades ajedrecísticas quiero reseñar en este por fortuna lluviosísimo Mayo: La Diada de Nou Barris, organizada por el club Ideal Clavé, y la sesión de simultáneas a doce tableros que dio el miércoles pasado el GM Miguel Illescas en la UGA, en la cual tuve la fortuna de poder participar.

A) DIADA D'ESCACS DE NOU BARRIS (24 de Mayo 2008)

La Diada de Nou Barris estuvo dividida en cuatro torneos: dos para federados, un torneo infantil y una simultánea a cargo del MC Javier Peñas.

El primer torneo para federados en el que participé fue un Por Equipos de partidas rápidas. Un combo compuesto por un jugador del Masnou, Enrique Sánchez Abuli (elo 2200), otro de la UPC, José Cortés (elo 2155), Sergi Yussupov Ibáñez y yo mismo como representantes del UGA "C".Logramos un segundo puesto gracias a un generoso desempate con el Ideal Clavé A, es decir, que en vez de hacer sorteo nos dieron el trofeo directamente. Gran detalle que honra a este generoso club. También he de dar gracias a nuestros dos refuerzos de mucha calidad y a Nilo Lambruschini, un nuevo socio de la UGA que nos reforzó durante varias rondas ¡mientras jugaba la simultánea con Javier Peñas!

Jugué contra Sara Fernández (+2), Fede Catarineu (+1 -1), Pere Garriga (-1), Joan Garriga (-1), Manel Elías (+1), Tomás Bertolín (-1) y un desconocido (+1).

Después de un festival de frankfurts y pizzas por invitación de los claveros (gracias de nuevo), por la tarde se inició el segundo torneo para federados, un todos contra todos sistema Masnou. Este método de emparejamiento es un poco caótico si no te lo conoces: Se trata de ir ganando partidas hasta perder alguna y entrar en una lista de espera sin jugar para poder entrar en una mesa de nuevo. La pega que tiene este tipo de torneo es que no puedes pifiarla nunca porque luego cuesta horrores volver a establecerse en una mesa, ya que siempre te tocan los mismos intocables que con sus 2300 de Elo ganan partidas una tras otra. Es decir, el sistema Masnou hincha de puntos a los buenos y discrimina exageradamente a los demás.

Aquí perdí la cuenta de las partidas que disputé, pero destaco la venganza que se tomó el ex-presi Gea al ganarme por una ilegal en una posición igualada...venganza, ¡porque le hice tablas en el Open hace pocos meses! ¡No porque le ganase! Si es que... Sánchez Carazo se dejó dos veces la dama en las dos partidas que jugué contra él. En la primera, abandonó con mi bandera a punto de caer; y en la segunda, siguió hasta que perdí por tiempo. Curiosamente, en las tres rápidas que hemos jugado en estos torneos de costillada ¡¡se ha dejado la dama!! Luego me tocó contra Adrià Martorell tres veces y no hubo manera, jugaba a segundo por jugada... Con Trigas perdí por tiempo tras una dejada de pieza en plena apertura y haber papeado tres peones en remontada colosal.

Todo muy divertido, pero lamentablemente siempre hay en estos torneos alguien que da la nota. En este caso no estoy seguro de la identidad del jugador (he de investigar), sólo sé que la lió en varias partidas que jugó y que su elo es de 2200 aproximadamente. Estoy seguro de que no era simpatizante del Ideal Clavé, ya que andaba a su aire. En el par de juegos que disputó conmigo se dedicó a pegar cañonazos al reloj y a proferir observaciones algo insolentes sobre cosas como "coloca bien esa pieza". Lo peor es que debió palmar las dos partidas conmigo y las ganó por tiempo. A veces pienso que estos personajetes tienen demasiada más suerte en el ajedrez de la que merecen por su absoluta falta de educación.
.
Después del Torneo Masnou, llegó la entrega de premios a cargo del regidor de deportes de Nou Barris y salí en representación del combo improvisado del Por Equipos de Rápidas mañanero a recoger un bonito trofeo de cristal que estará expuesto en la UGA en cuanto inscriba en la base el nombre de los cinco componentes del equipo que lo ganó, como debe ser. Lluís Fischer Raich - que se presentó a participar en el Torneo Masnou, después de jugar en Sant Adrià - se llevó el premio al mejor 1700, como era previsible.

¡GRACIAS CLAVEROS, POR VUESTRA HOSPITALIDAD!

B) SIMULTÁNEAS MIGUEL ILLESCAS A 12 TABLEROS CON RELOJ (28 de Mayo de 2008)

Era la primera vez que participaba en un evento de este tipo, y no había sido por falta de ganas, pero horarios complicados y coincidencia con Opens sagrados me impedían poder probar suerte en alguna exhibición de este estilo. Compañeros de club como Héctor Jausas, MC Miquel Castells, José Sánchez Alegría; conocidos de cursos EDAMI como Carlos Salina, y el profesor de la escuela MC Raúl Mínguez también midieron sus fuerzas con Illescas. El resultado final fue de +10 =2, tablas conseguidas por Jausas y Mínguez. Jausas tiene cogida la medida a esta modalidad de juego, ya le hizo tablas a Jan Timman hace un año en una sesión de exhibición durante el Torneo del Casino de Barcelona. Yo, para variar, siguiendo la tradición de los torneos, terminé el último con una posición perdedora, después de haber aguantado bien unas 25 jugadas con una variante con negras muy preparada.

La experiencia fue muy gratificante y valió la pena escuchar muchos de los valiosos análisis post-mortem de Illescas (con una gran dosis de humor) para aprender más del noble juego.

domingo, mayo 11, 2008

62. Poco. - Open Sant Adrià 2008 (1) - We all live in a yellow submarine...


L.P.: Rose of cimarron (1975)
Grupo: Poco (Rusty Young, Timothy B. Schmidt, George Grantham)

El sonido del desierto hecho realidad por una banda que nunca gozó del privilegio y fama de The Eagles pero buscaba un sonido mucho más auténtico. Por Poco han pasado curiosamente dos futuros miembros de los creadores del Hotel California, Randy Meisner y Tim Schmidt. En Rose of Cimarron, mi favorito LP de este grupo, sólo coincide el segundo músico, pero es pieza clave al aportar melodiosas composiciones, entre las que destaca la preciosa Just like me. Toques country en Company's comin', un chapurreo glorioso en español en Too many nights too young (escondido en un canaveral - veo un hombre que no puedo ver - y el hombre escondide - de dónde será) y la mano del cabeza Rusty Young en dos obras maestras, el increíble cántico Rose of Cimarron (una de las más bellas creaciones de pop californiano, por encima a mi parecer de la archiconocida Hotel California) y la que os ofrezco en el reproductor, Stealaway.
Por este disco me gustaría viajar al desierto de Sonora algún año para ver qué se siente con el polvo golpeándote en la cara...si puede ser, en un descapotable.
.
No me había decidido todavía a escribir nada sobre el Open Internacional del Sant Adrià - en el que participo - hasta bien entrado el ecuador del torneo. Envite con unos escasos 35 participantes, de los cuales seis somos del equipo UGA "C" (Nakamura Daguro, Tahl Padrós, Ivanchuk Gisbert, Fischer Raich, Yussupov Ibáñez y yo), Karpov Gisbert de asociado y el maestro Alfred Rosich como número dos del ránking.
.
Jamás en mi vida había participado en un torneo tan bizarro, pero no es el objeto de mi blog empezar relatos al último estilo ND (por llamarlo de una manera bastante benévola), así que voy a centrar el escrito en una reivindicación que debería ser objeto de estudio inmediato en todas las federaciones ajedrecísticas y en la propia FIDE. Se trata del tema de los temidos submarinos, y no precisamente amarillos.
.
Para los no iniciados, un submarino en ajedrez es un jugador que parte con la calificación mínima y de farolillo rojo en los ránkings, y cuyo nivel de juego real es marcadamente superior a lo que su ascético numero indica. Los submarinos son unos de los enemigos más temibles por los ajedrecistas de cierto nivel (desde jugadores de primera para arriba), porque se tiene la obligación de ganar a un rival probablemente superior a ti para no perder un porrón de Elo. He tenido la desgracia de enfrentarme a dos submarinos en los últimos seis meses: uno era Marc López Forn (1700 FCE en Sants 2007, ahora 2100 FCE) y el iraní Fatollah en el mencionado Open del Sant Adrià (1700 FCE, en un futuro 2200 FCE).
.
Gané al primero en una dura partida. ¿Premio? 2 ridículos puntos de Elo por victoria frente a un hoy 2100. Por el contrario, perdí frente a Fatollah en una patética partida. ¿Castigo? 13,5 puntos de Elo menos. Y eso, señores, SENCILLAMENTE NO PUEDE SER y es un atentado al sentido común.
.
Lo justo es evitar esas injusticias que desvirtúan clasifiaciones empleando un método apuntado por un compañero de club hace una semana, en esas deliberaciones vía E-mail que solemos hacer para hacer piña durante la semana: otorgar a jugadores recién federados una clasificación mínima provisional y mantenerla durante las 25 partidas que rige la constante K=25 y, sólo entonces, calcular el Elo con el que saldrían después de las mencionadas 25 partidas y APLICARLO ENTONCES a los contrincantes con los que han jugado YA. Se evitarían barbaridades como perder 13,5 puntos por enfrentarse a un jugador que por algún misterio, habiendo jugado una Olimpiada Internacional, no tiene Elo FIDE y figura como principiante. Es decir, primero evaluar, luego dar un Elo de salida según esa evaluación y calcular las variaciones de Elo de sus 25 primeros rivales según ese nuevo Elo de salida. Es un proceso de adelante para atrás muy necesario y que reviste el mismo trabajo que el procedimiento actual de calcular la bestial subida de golpe. Ni el Euríbor sube más rápido que el Elo de los submarinos en un trimestre.
.
Por supuesto, a veces el submarino, a base de ganar partidas a rivales inferiores se hincha demasiado de Elo, sale en la próxima lista con una calificación exagerada para su nivel (he visto casos que han saltado en un año de 1700 a 2300) y entonces se transforma en un zeppelin. El zeppelin tiene que hacer esfuerzos enormes para mantener un elo irreal y lo normal es que pierda un 30 o 40% de lo que ha ganado para quedar con su ELO real en la siguiente lista. Todos sabemos lo que le pasó al dirigible Hindenburg en New Jersey en 1937...
.
Alguno me podrá decir que ya podría haber protestado por esto cuando fui un submarino hace cuatro años, pero la diferencia es muy sencilla. Ni yo he jugado olimpiadas, ni siquiera llegaba a la veintena el número de partidas de torneo que había jugado en mi cortísima etapa como juvenil en Tenerife y, por supuesto, no tenía constancia de cuál era mi nivel de juego y necesitaba comprobarlo in situ. Y el jugador del que hablo ha hecho tablas con Muñoz Pantoja, Rosich y vencido a Luis Canellas y el MC Severri en el torneo de Sant Adrià...
.
Por otra parte, mi actuación en el torneo no está siendo nada buena, pero la crónica la reservaré para otro post menos reivindicativo. Por ahora pondré sólo la parrilla de resultados personales hasta la sexta ronda de ayer, destacando dos durísimos enfrentamientos con compañeros del UGA C (nosotros jugamos a muerte, a degüello y sin prisioneros hasta al parchís) y una debacle en posición ganadora en la quinta ronda contra un 1700 que me produce sonrojo todavía:
.
1. Fatollah Bakhtiari Arshad (mode ironic on 1700 mode ironic off) - Alex Darias Mateos (1944) 1-0
2. ADM - Jordi Arqués SAD (1700) 1-0
3. descanso
4. Sergi Yussupov Ibáñez UGA (2000) - Alex Reshevsky Darias 1/2-1/2
5. ADM - Josep Sánchez Coves TPE (1700) 0-1
6. Alfonso Ivanchuk Gisbert (2014) UGA - Alex Reshevsky Darias 1/2-1/2