viernes, enero 28, 2011

6.9 - Bares y baretos

- ¡Oye Paco, vamos un momento al bar de la esquina, que acabo de terminar con un endiablado balance de cuentas de un proyecto muy importante y quiero celebrarlo con una cerveza.
- Vale. Ya casi es la hora de comer, cómo pasa el tiempo, sobre todo con la sobrecarga de operaciones a fin de mes.
- Sí, es una locura.

Paco y Jesús son dos empleados de banca que trabajan en el centro de una gran ciudad. Cada día van por inercia al mismo bar a desayunar, regentado por una mujer entrada en años - doña Cuaresma, y atendido por un camarero que no se ha destacado nunca precisamente por su don de gentes.

- Vamos allá, que hoy tengo un hambre feroz. Las sumas me dan gazuza, aunque sean con el Excel. Todavía echo de menos las maquinitas de impresión a papel, te equivocabas en una suma y vuelta a empezar.
- Pero qué dices, tío, no seas carca.
- Carlos, dos cervezas! Y un par de pinchos de tortilla de acompañamiento, por favor.
- Mmmmmm...
- Vaya,lo hemos vuelto a coger de mal humor. Este tío, casi todos los días está igual. Qué pedazo de amargado. A ver si doña Cuaresma lo mete en cocina y no de cara al público, que si no...

Un cuarto de hora más tarde, enfrascados los dos amigos en una jugada polémica de la liga - el fútbol es otra de sus pasiones -, regresó el camarero Carlos:

- Aquí tienen las dos cervezas.
- ¿Y los pinchos?
- ¿Qué pinchos?
- Pero Carlos, si te los hemos pedido hace quince minutos. Encima que tardáis en servir un cojón de tiranosaurio, os olvidáis de la mitad de las cosas.
- ¡¡Bueno vale vale, que tengo medio bar que atender yo solo!!
- Pues éste es un bar de cuatro mesas, así que no exageres. Y encima lo tienes casi vacío.

Doña Cuaresma, que había presenciado la escena desde la barra, se llegó hasta la mesa.

- ¿Qué pasa con ustedes? Si no les gusta el servicio, ya saben, bares hay a piñones.
- Doña Cuaresma, ya sé que no le va tanta gente al bar como antes, pero como dueña que es del negocio, podría ser un poco más amable.
- ¿Amable? ¡Cómo se nota que usted es un asalariado y no un autónomo! ZP nos fríe a impuestos, la ley antitabaco me ha vaciado el bar, nadie quiere trabajar aquí por 600 euros y encima los aspirantes a cocinillas me exigen contrato...
- Sí, eso será. Ya que está, ¿podría traernos la cuenta con los pinchos de tortilla, que a Carlos se le ha olvidado?
- Sí, cómo no, señoritos, son 8 euros con 60 céntimos.
- ¿8,60? Pero lo he calculado y me salen dos euros menos. Además, el otro día ya nos cobró de más sin enterarnos.
- Eso pregúntaselo al camarero, yo no tengo la culpa. Además, ustedes tienen la obligación de revisar la cuenta, que encima pretenderán que la gente sea tan experto en sumas como ustedes, empleados de banca, que nos roban a base de comisiones de mantenimiento.
- Paco, déjala. Paguemos y voy al servicio, que se nos va a juntar el aperitivo con la hora de comer.
- No, no vayas al servicio. Nunca hay papel, no está ventilado y siempre hay zurrapas hediondas pegadas al water.
- Bueno, al menos acabémosnos los pinchos de tortilla.
- Puajjjj. ¿Pero esto qué es?. Tortilla líquida y pastelosa con chorros de yema por los lados...
- ¿¿Y por qué cojones estamos yendo a este antro??
- Eso mismo me pregunto yo...supongo que ninguno de los dos se atrevía a vencer la inercia.

***

Efectivamente, señores. Este relato ficticio es un compendio de una selección de situaciones con las que te puedes encontrar en un antro, cuchitril, parada de chochos y moscas y garito llevado por un canchanchán. Los hosteleros que tratan a la clientela de esa guisa son, en su mayoría, los patrocinados por las tabacaleras y las tapaderas mantenidas por la industria de tabaco como "Fumadores por la Tolerancia". No quieren espacios libres de humos. Saben que su servicio es una mierda, no tienen interés alguno en mejorarlo, sobreviven gracias a los dipsómanos fieles que van a cuentagotas a su negocio y despotrican contra la innovación y el buen servicio. Prefieren que sus locales parezcan antros del hampa neblinosa para ahogar sus rancias tapas. No propongáis a esa gente que renuncie a servir garrafón. Ellos han montado su bar, como buenos españoles, para mantener la media récord de bares por millar de habitantes,. Han demostrado ser tíos grandes con dos pares de cojones y su llegada a meta está sólo en el principio, que no en los principios. ¿A qué me recuerda esto? ¡Ah sí, ese mantra de años pasados "la vivienda nunca baja, cómprate un piso y luego lo vendes por el doble, alquilar es de pobres, tú vales mucho más, porquetúlovales Don Propietario...!"

Los partidarios de revocar la Ley Antitabaco ven en esa sucia y perversa maniobra la única salida que tienen para seguir engañando al público con un servicio pulgoso y zarrapastroso. Saben que con una competencia desleal como la que pretenden tienen la última oportunidad de no echar el merecido cierre. Que sigan escogiendo la senda de la autodestrucción. Como he mencionado en posts anteriores, sobran el 20% de los bares en España, como mínimo. La mayoría de hosteleros - profesionales como la copa de un pino - llevan tiempo adaptados al progreso, trabajando e innovando sin parar. Muchos ni se han enterado de la crisis y yn gran porcentaje de ellos cuentan con una subida exponencial de clientes y con el boca a boca e Internet que airea su buen servicio y sus mejores productos, favoreciendo sus merecidamente llenas arcas.

Es muy fácil debatir todas las tonterías que se les ocurren a los grupos de presión pro-tabaco con un mínimo de cordura y lucidez, pero lo haré detalladamente con una selección de locales sencillos e históricos que no necesitan a las hordas minoritarias de los procachimberos. Eso sí, en otra entrada por separado.

sábado, enero 22, 2011

6.8 - Reinventarse

Dedicado a los que odian el progreso y se apuntan al carro de ganadores a toro pasado:

Hace siglos, eran quemados en la hoguera o tachados de dementes los que decían que La Tierra era plana. Se demostró que La Tierra era una esfera y muchas instituciones tuvieron que aceptar a regañadientes sus enormes errores.

Todavía en muchos países, la mujer es lapidada sólo por pertenecer al sexo femenino. Todos estamos de acuerdo desde una sociedad relativamente desarrollada en condenar semejantes crímenes y aberraciones y nos asombramos de que pueda haber "culturas" que aprueben salvajadas como la ablación del clítoris, por ejemplo.

Cuando hizo su aparición fulgurante la fotografía digital, los laboratorios se dispusieron a afrontar una época de vacas flaquísimas desde el pesimismo. Nada de eso ocurrió: se reinventaron diversificando su negocio y apostando por los adelantos de la nueva era.

La aparición del CD nos hizo pensar a todos que el vinilo estaba en las últimas. Ahora, curiosamente, el mp3 está hiriendo muchísimo al CD y el vinilo ha resurgido con inusitada fuerza, rompiendo de nuevo los pronósticos de los agoreros.

Hace décadas, la aparición de la TV fue interpretada como un golpe mortal contra la radio. Se comentaba que el invento de Marconi jamás podría sustituir una imagen y que pronto acabaría en los vertederos. No contaron con la imaginación del escuchante, más poderosa que cualquier televisor de plasma. La radio está hoy más sana que nunca y no necesita competir con cien mil canales a la carta.

Muchos profesionales de la arquitectura no nos fiamos hace décadas de los ordenadores para plasmar nuestros proyectos. Ahora es una herramienta imprescindible en todo los ámbitos del planeamiento y no podemos pasarnos sin el silicio. No entendemos en la actualidad cómo se realizaban antes las entregas de decenas y decenas de planos sin las impresoras o plotters.

Muchos visionarios han sido alabados después de su muerte, cuando en vida fueron despachados con indiferencia e incluso desdén y odio. El tiempo, por supuesto, les dio la razón. Galileo Galilei, Miguel Servet, Vincent Van Gogh...

Jamás nos hubiesen creído si hubiésemos contado a las generaciones muy anteriores hace muchísimos años que el deporte español estaría en la actualidad en lo más alto del mundo en montones y montones de disciplinas. Desde hace muchos años, el deportista español está bautizado con el gen del ganador nato y nada es imposible. Los que apuntaban al complot que evitaba el éxito tuvieron que reconocer que el problema estaba en el carácter de los deportistas.

Hace pocas décadas, la mujer española no podía abrir una cuenta corriente sin el permiso de su marido. Más atrás, lo de profesión "Sus labores" era lo más normal. Ahora, todos nos escandalizamos ante estas estupideces retrógradas y no podemos entender la lógica de los que las pergeñaron.

Hasta el 2 de Enero de 2011, se podía fumar en prácticamente la totalidad de bares y restaurantes de España. En el futuro, se demostrará que eso era un atraso ferocísimo y nuestros descendientes se preguntarán porqué diablos algunos fumadores actuaban con total impunidad en esos lugares y porqué existían tantos hosteleros montando manifas y boicoteando el progreso en pro de su humito cachimbero y pityllero.

Conclusiones: Los hosteleros dueños de bares y restaurantes que tienen odio a la Nueva Ley Antitabaco regentan en su mayoría antros de mala muerte frecuentados por los mismos cuatro borrachos de siempre, incapaces de destacarse por un servicio eficaz y unos platos o bebidas sabrosas. Son, en resumidas cuentas, los que merecidamente tendrán que dejar su malganado lugar a profesionales y empresarios serios con ganas de innovar y de trabajar. Dar cobijo excluyente a una minoría que no representa ni ha representado nunca a la sociedad española ya no vale para hacer caja impunemente. Y no es normal que España sea el país con más bares por número de habitantes del mundo, así que esta Ley vendrá muy bien para hacer una criba de empresarios pésimos y racionalizar la oferta. Que no puede ser que aquí montar un bar sea deporte nacional al alcance de cualquier cenutrio sin aptitudes ni ganas de aportar algo nuevo.

miércoles, enero 19, 2011

6.7 - Bravo por El Jueves

Y aquí va la tercera de una gran triada de artículos y opiniones que he ido descubriendo a favor de la Ley Antitabaco. Un aplauso hacia esta revista una vez más. La desgracia es que el idiotismo de algunos hosteleros es proporcional a su adicción, sus ganas de mentir y estafar y su nulo respeto por los clientes. Qué ascazo de minoritaria gentuza, y lo digo sin cortarme.

El gilipollas de la semana: Dueños de algunos bares de Valencia
Por su genial campaña «despide empleados hasta que retiren la ley antitabaco»
Revista El Jueves 19 de enero de 2011
.
Siempre hemos dicho que el sector servicios tiene que currárselo para encontrar métodos de reivindicación. No siempre una huelga es la solución. Es lo fácil y descansado, pero no lo útil. Lo era cuando empezaba la revolución industrial, pero el mundo ha cambiado algo desde entonces. Obreros dejan de ir a la fábrica: se jode el patrón; BIEN. Controladores aéreos faltan al trabajo: nos jodemos los que no tenemos culpa alguna de sus condiciones de trabajo; MAL.

Otro ejemplo de MAL: los hosteleros creen que la ley antitabaco les perjudica económicamente, al prohibirse fumar en sus bares. He aquí una respuesta: siete locales valencianos (uno de la capital y seis de Chiva) amenazan con despedir a un empleado cada uno el mes que viene si el Gobierno no retira la ley. Llámalos empleados o llámalos rehenes. Y cuando les despidan, naturalmente, les dirán: «No te despido yo, te despide el Ministerio de Sanidad.» Un poco como los terroristas a sus víctimas: «Quien te mata es el gobierno, que se niega a atender nuestras exigencias. Yo sólo te ato de pies y manos, cojo la pistola y te disparo en la nuca, ¿sabes?»

Señores, como medida de presión está bien, eso sí, porque el paro preocupa mucho a los poderosos. ¿Sabéis qué más les preocupa? La fuga de talento: los emprendedores que se van a trabajar al extranjero y eso. Por ahí también podríais fastidiarles. Cerrad los bares e idos a montar un negocio de trata de esclavos, que es obvio que se os dará bien, explotadores de los cojones. Ah, y tomad: el trofeo de la semana, para orgullo de vuestras empresas.

martes, enero 18, 2011

6.6 - Opinión de Ubaldo Cuadrado: "La omertá del humo"

En días de actitudes chulescas por parte de una escasísima minoría de hostelerdos protabaco insumisos y demagogos, ahí va otro artículo que suscribo al 100%. Da gusto ver que la mayoría de los ciudadanos de este país no va a ceder jamás ante las estupideces de una ínfima minoría enferma.

La omertá del humo (Ubaldo Cuadrado, Artículo publicado en El País, Tribuna, 17.1.2011)
.
La mafia del cigarro y sus columnistas acólitos insisten en que ejercer de ciudadano consiste en ser chivato y delator. Estos matones pretenden aplicarnos que la omertá o el silencio mafioso, el código del abusón de patio de colegio que pega palizas al empollón con gafitas y sale impune. Al imperio de la ley aprobada en un parlamento, esta mafia opone el ominoso silencio siciliano. En la Cosa Nostra, la ruptura de este juramento se castiga con la muerte. Triste paradoja. En España, si cedemos a esta intimidación la consecuencia sería de miles de muertos y de nuestra libertad personal. Así que no se corte: denuncie si ve sus derechos pisados para enviar a esta mafia de vuelta a la caverna.

Si ejercer de ciudadanos es ser delatores, ¿tiene sentido pedir la colaboración contra ETA?; ¿es un chivato el que toma la matrícula de un coche cuando atropella a un peatón?; ¿se debe denunciar al que roba y pega una paliza a una anciana? Solo a la mafia le interesa nuestro silencio, solo un sector retrógrado e involucionista puede pedirnos que aparquemos los derechos a un lado.

A pesar de que muchos articulistas mediocres y la terna de Intereconomía se lanzaron como rapaces sobre la palabra delator, tanto unos como otros se aferran a esta etiqueta para enmascarar un interés ideológico en que la ley fracase. Por supuesto, no se han molestado siquiera en estudiar cómo funciona el proceso de denuncia. Los ciudadanos pueden presentar una denuncia a las fuerzas de seguridad, o en la Consejería de Salud de su comunidad, o incluso en Correos, pero siempre acreditada con su DNI. Esta denuncia no tiene nada de delación, sino que permite a unos organismos sobrecargados atender violaciones flagrantes de nuestros derechos. Asimismo, no está de más velar por la seguridad de quien denuncia al mantener ese dato de forma confidencial, pues ya sabemos, por la paliza que recibió ese hostelero extremeño, cómo las gastan algunos fumadores. Personalmente, más de una vez temí por mi integridad física al reclamar el cumplimiento de la ley.

Durante estos cinco años de ley del tabaco, su aplicación en todos los ámbitos y en la hostelería en particular ha disfrutado de una moratoria de facto, con denuncias misteriosamente perdidas, agencias antidroga de chiste y consejerías de Salud saltándose la ley al no informarnos del estado de las denuncias presentadas. Por eso, denunciar siempre ha sido un esfuerzo con nombre y apellidos con un único objetivo: reclamar nuestros pisoteados derechos, corregir abusos. Por el tamaño, recursos y acceso mediático de los infractores, nos hemos sentido quijotes contra molinos y David contra Goliat.

Hemos visto funcionarios del Juzgado de Ronda marginados por pedir que se cumpliera la ley en el trabajo, trabajadores despedidos, trabajadores socios de nofumadores.org que no se atreven a denunciar la situación en su oficina por miedo a perder el empleo, estudiantes de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) presentando 105 denuncias con nombre y apellidos que acabaron en la basura. Hospitales y hasta centrales sindicales en los que se fumaba. Para más inri, todos los casos mencionados tenían que ver con lugares donde, supuestamente, la ley se cumplía sin problemas.

Si entramos a hablar de la hostelería hablamos de un fraude continuado, hecho a conciencia y que solo perjudicó a quienes cumplieron escrupulosamente la ley. Los infractores generalmente se fueron de rositas, El escaso calado intelectual de este argumento salta a la vista a quien tenga un concepto de libertad que no acaba en la punta de los dedos con la que sujeta un cigarro.

Por desgracia, apegarse a los hechos no es algo que concierna en demasía a quienes desde el principio del debate obviaron los sólidos argumentos de salud y de libertad ciudadana para aferrarse a un privilegio, el de ahumar a los demás, por fortuna hoy desaparecido, con mortíferas consecuencias. Por eso, quien vea atropellados sus derechos, que denuncie y luche por ellos. No se corte, que las libertades no las regalan y usted está disfrutando ahora de una ciudadanía plena sin sufrir el humo maleducado de otros. No estamos en Sicilia y esa omertá que tratan de imponer es la del miedo a ser libres.

Ubaldo Cuadrado García de Arboleya es portavoz y coordinador andaluz de Nofumadores.org

sábado, enero 15, 2011

6.5 - Opinión de Tomás Martín Tamayo: "España, sin problemas"

He aquí una de las mejores opiniones que he leído en los últimos meses, que suscribo totalmente:

"Estoy hasta ahí mismo de tanto drama de fumador. Parece como si en España no tuviéramos otro problema que las dificultades de los pobrecitos fumadores -¡ángeles míos!-, obligados a fumar en la puerta del bar, pasando frío. ¡Qué tragedia tan espantosa! Muchas veces hemos tenido que precipitar un almuerzo o abandonar una boda, sin llegar a los postres, porque el asqueroso humo no nos dejaba respirar y hemos tenido que renunciar a cenas gremiales, para evitar enfrentamientos con los que no pueden pasar una hora sin el chute, aderezándonos de miasmas, esputos y pestilencias la carne o el pescado, pero eso no cuenta."

"¡Pobrecitos fumadores, lo mal que lo están pasando, siendo ellos tan educados, pulcros, delicados y deferentes! De pronto España se ha quedado sin parados, ya no hay dificultades para los autónomos y pequeños industriales, los jóvenes tienen su futuro garantizado, han desaparecido las listas de espera y nuestro sistema educativo es excelente. Lo único que importa son las lágrimas de los fumadores. Incluso nos hemos olvidado de Zapatero, porque en el Congreso de los Diputados, lleno de dictadores y rufianes caprichosos, se han confabulado para perseguir a los del fumeque. ¡Ay, madre mía, qué pena tan grande!"

"Han sacado a pasear a la Santa Inquisición y hasta se ha hecho un paralelismo con la persecución de los judíos y los hornos crematorios de los nazis. ¡Qué gracia, los fumadores se sienten perseguidos, aislados y sometidos a la tortura de la exclusión! Vaya dramón que hubiera escrito Shakespeare con tantas penurias y tormentos. «¿Cómo van a renunciar a derechos consolidados desde hace 500 años?», razonan en Intereconomía. Argumento que también serviría para mantener vigente el cinturón de castidad, el señalamiento de homosexuales y la quema de brujas."

"Los fumetas, para defender sus inalienables derechos, han elegido a filósofos como don Kiko Matamoros y a científicas, como la gritona que se doctoró con un torero, que han esgrimidos argumentos tan contundentes como «el que no quiera humos que no vaya al bar». De pronto se han dado cuenta de que los que no fumamos, que somos la inmensa mayoría, también existimos, también tenemos derecho a tener derechos y compartimos los mismos hábitos sociales, la charla, el café, la copa, el restaurante, el bingo, la discoteca. ¡Pobres fumadores, qué atropello, qué persecución, qué poco respeto a vuestras libertades individuales para ahumar a los demás! ¡Cómo se nota que estamos en una dictadura!"

"Incluso ya tienen un héroe-estandarte, el propietario de un asador de Marbella, que, como el alcalde de Móstoles, llama a la resistencia ciudadana contra los invasores, se ha declarado en rebeldía y ha instituido la república independiente de su establecimiento. Quince días lleva el héroe esgrimiendo razones tan poderosas como «en mi asador hago lo que me sale de los cojones». Con un par."

http://www.hoy.es/prensa/20110115/opinion/espana-problemas-20110115.html

En España, efectivamente, hacen falta más políticos como éste. Por mucho que les duela a algunos adictos insumisos.

martes, enero 11, 2011

6.4 - La estafa inmunda del Balón de Oro

Para los aficionados al fútbol de largo recorrido,que llevamos desde inicios de los 80 saboreando el arte de generaciones y generaciones de jugones sin atender a equipos o nacionalidades, está absolutamente claro que lo que ayer se perpetró en la entrega del Balón de Oro 2010 fue la vergüenza absoluta y la gota que ha colmado el vaso de la paciencia de los que teníamos todavía una esperanza de que alguien premiase de una vez por todas a los mejores futbolistas y no a los más comerciales.

Miren, yo no voy a discutir la calidad de Lionel Messi. Para mí incluso es mejor que Maradona y sin duda, el año pasado se mereció el Balón de Oro con creces. Pero que se lleve el máximo galardón individual otra vez por encima de Xavi es un insulto a la inteligencia y una demostración más de que la bandera española escuece en las altas esferas y esferoides de la FIFA. Se han reído y nos han tomado por imbéciles muchas veces, cuando le robó Michael Owen - sin haber ganado sino la UEFA - a Raúl González el Balón de Oro 2001, cuando se lo dieron a Fabio Cannavaro en 2006, y futbolistas legendarios e infinitamente superiores como Franco Baresi, Paolo Maldini o el mismo Buffon no lo ganaron años atrás; y, en definitiva, cuando se lo otorgaron a Messi ayer con unos criterios impresentables que no se los cree ni el más tonto de los tontos.

Xavi Hernández Creus tuvo que haber ganado. Sin discusión. Opino con total seguridad que, sin el estilista de Terrassa, ni Messi ni probablemente gran parte de los futbolistas del Barça jugarían como lo hacen ni habrían alcanzado tan altas cotas de excelencia, tanto en el Camp Nou como en la Selección Española. Por suerte para todos, el trío de ases culés ha sabido comportarse con señorío y ha demostrado a Blatter y compañía que, por mucho que a la España futbólística se la quiera putear desde los despachos con alevosía, la deportividad siempre estará por encima de los impostores pergeñadores de un sistema de votaciones adulterado y proclive al fraude. Como ya sucedió con la doble concesión de los Mundiales de 2018 y 2022 a Rusia y Qatar. Como ya sucedió con la concesión clandestina de la Eurocopa 2004 a Portugal. Messi no tiene culpa alguna. Él, al oír su nombre como ganador, se limitó a abrir la boca expresando una sorpresa absoluta compartida con cualquiera con mínimas entendederas futbolísticas. Hasta el impopular y denostado Cristiano Ronaldo no se lo creía.

¿Hasta cuándo van a durar estas tomaduras de pelo? No lo sé. Sólo sé que mucha parte de la credibilidad del premio del Balón de Oro se perdió en el año 2001 con el insulto descarado a Raúl, y que, hace 24 horas, definitivamente, dicho galardón la ha perdido completita con un insulto todavía peor al mejor centrocampista español de las últimas tres o cuatro décadas, Xavi Hernández Creus. Por ello he decidido definitivamente que esta especie de premios ya no me va a interesar nunca más. Que se repartan los prebostes sus vergüenzas y que nosotros sigamos apoyando a una dorada generación de deportistas que perdurará por los siglos de los siglos,mal que les pese a los lamentables envidiosos que rigen la FIFA y que destrozan día a día el concepto de lo que significa un premio, reduciéndolo al ridículo más espantoso.

Indignante. Verdaderamente bochornoso.

jueves, enero 06, 2011

6.3 - El odio peculiar de San Mamés a Andrés Iniesta

Hay aficiones de fútbol a las que hay de darles de comer aparte. La cuestión de porqué ciertos colectivos o hinchadas se comportan de maneras muy sui-generis daría material para escribir no solamente una tesis doctoral, sino un tratado enciclopédico que haría palidecer las toneladas de pensamiento vertidas por los clásicos.

Ayer pude disfrutar de un buen partido de fútbol, correspondiente a los octavos de final de la Copa del Rey, entre el Athletic de Bilbao y el F.C.Barcelona. Cosa no habitual, el rival de los de Guardiola no se limitó a ponerse los pañales nada más salir del túnel de vestuarios - como casi todos los equipos que se enfrentan últimamente a los culés, por cierto -, sino que le jugó con coraje, ansias de vencer y de tú a tú. Perdió la eliminatoria, pero pudo haberla pasado con el mismo merecimiento del Barça.

Andrés Iniesta es uno de los mejores futbolistas españoles que ha dado la historia y sin problema alguno podría codearse en calidad con cualquier artista brasileño que jugaba junto a Pelé en los 60 y 70 (Tostao, Jairzinho, Rivelino, Gerson; o esa seleçao sin corona tan sublime de los 80, con Socrates, Eder, Zico o Falcao al frente. Vamos, que sin duda, entrará con total merecimiento en la leyenda de los mejores futbolistas del mundo de todos los tiempos.

Los expertos dicen que la afición del Athletic de Bilbao es una de las más entendidas en fútbol y de las mejores de España en cuestiones de animación constante a su equipo, los leones; y de meter presión al contrario en cada jugada. Cuando se juega en San Mamés, parece que la escuadra rival lo haga en un campo británico infernal, en los cuales se celebra cada desmarque, córner y jugada de peligro como un gol.

Entonces...¿por qué ese odio visceral hacia Andrés Iniesta por parte de la afición del Athletic, que les hace abroncarlo con furia cada vez que salta al campo y toca el balón? Por haber protagonizado una jugada polémica con el león Amorebieta hace unos meses, un presunto piscinazo que no he visto ni tengo interés en ver. Tildan al manchego de antideportivo, cuando precisamente el Athletic de Bilbao se ha destacado por tener en sus filas a algunos futbolistas violentos, cuyas entradas a estrellas como Cruyff y Maradona han pasado a la historia de lo que no se debe hacer en pro de la deportividad. Que de un posible piscinazo de Iniesta a algunas entradas terroríficas de hospital hay un buen trecho, señores.

Si tan entendidos de fútbol son en San Mamés, que estén a la altura de las circunstancias y se dejen de perseguir e insultar a un futbolista que se todo un ejemplo para la sociedad actual, tan desprovista de valores y sobrada de prepotencia, violencia y cruzadas de pensamiento único. Porque como esta especie de mobbing estúpido continúe, es muy probable que mucha gente empiece a pensar que en San Mamés sólo los mayores tienen las entendederas futboleras bien asentadas, o que los motivos del acoso sean otros bastante más complejos y fácilmente deducibles para mentes algo espabiladas.

miércoles, enero 05, 2011

6.2 - ¡Y encima nos llaman talibanes!

En una bolera de Cáceres, el encargado del establecimiento tuvo que ser intervenido con muchos puntos de sutura debido a una pelea ocasionada por un fumador chulito e intransigente. Otro asador de Marbella ha declarado la guerra a la Ley Antitabaco y se niega a acatar el sentido común creando una neblina de humo, movido sin duda por un intento por crearse una publicidad en base a la polémica y no a la presunta calidad de sus comidas. Muchos adictos siguen saltándose la Ley fumando en los patios o accesos de los recintos hospitalarios sabiendo que está prohibido. Varios políticos están haciendo alusión al nazismo para definir la postura de los que queremos salud y estamos empezando a disfrutar de una bien ganada recompensa.
.
¿Quiénes son realmente los violentos?
.
Y encima tenemos que aguantar que nos llamen talibanes antitabaco desde una miniminoría incapaz de entender nada. Y, para colmo, aducen que denunciar el incivismo tabaquil es un acto propio de acusicas y chivatos. Parafraseando a The Platters, les diría que "El humo ciega vuestros ojos". La denuncia es indispensable para preservar los derechos que tenemos a la salud. Y somos muchos los que hemos vuelto a los restaurantes y bares en masa a consumir, haciendo trizas las matemáticas retrógadas de los que auguran una crisis absoluta de la hostelería por la esperada y esperanzadora Ley Antitabaco: Porque sí, señores, los bares continúan igual de llenos que siempre, desmintiendo el Apocalipsis de los chorras.

Esta Ley Antitabaco sí que es progreso, y todo progreso siempre y por desgracia, se encuentra con la resistencia de los retrógrados, ante los cuales no deberemos jamás bajar la guardia pensando que todo está hecho.

lunes, enero 03, 2011

6.1 - Libres de malos humos por fin

Por fin se ha cumplido un deseo que la mayoría de la población anhelaba desde hace años: Poder entrar a cualquier establecimiento sin tener que aguantar el pestilente humo de los cigarrillos de una minoría. El placer de poder ir a desayunar un suculento bocadillo a un recinto libre de veneno es algo por lo que se ha luchado hasta la extenuación desde muchísimos organismos, sorteando una y otra vez la odiosa beligerancia de colectivos absurdos de opinión a los que siempre les importó un comino la salud del prójimo.

Es hora de predicar con el ejemplo y demostrar a los hosteleros que se hartaron de decir mentiras sobre la supuesta negativa influencia de la Ley Antitabaco del 2 de Enero de 2011 que los no fumadores somos una clientela mucho más numerosa que la de fumadores, y que no haremos sino sumar y desmontar falsas teorías conspiratorias de algunos personajes poco inteligentes que son incapaces de entender que la gente mayoritariamente escoge un establecimiento por el trato recibido y la calidad del servicio, y no necesariamente por si se puede fumar o no. No, no es ninguna contradicción: La mayoría de ciudadanos siempre hemos tenido que transegir con muchos incívicos maleducados y ambientes funestos porque situábamos por encima de todo saborear un buen lechazo al horno, celebrar algún acontecimiento o estar con los amigos en buena mesa renunciando a nuestro derecho a la salud. Eso sí es transigencia, y no la indignante actitud de muchos vocingleros que ahora se rasgan las vestiduras ante la tal tropelía de la mayoría no fumadora.

No niego que siento una enorme satisfacción y alegría porque parece que se ha acabado por fin una era muy oscura y se extinguirán muchas innecesarias peleas e intolerables cesiones de los que siempre abogamos por la salud. Jamás debemos permitir que se retroceda ni un ápice en lo conseguido. Por ello, aprovechemos todos para premiar al buen servicio demostrando nuestro civismo y agradecimiento con los establecimientos preocupados por que el cliente quede satisfecho y sano, uniendo fuerzas para que nunca más se le ocurra a algún grupo de iluminados que alguna calada pestilente pueda entufar un ambiente cerrado público. Por supuesto, siempre habrá una minoría de rebeldes que se negarán al progreso e insistirán en saltarse a la torera la nueva Ley Antitabaco de 2011, así que no debemos bajar la guardia en ningún momento y nuestro deber como ciudadanos es denunciar a los incívicos que insisten en matarnos en pro de unos sucios euros que son incapaces de ganar con un buen servicio.

Se ha dado un paso de gigante para convertir España en un país realmente desarrollado. No lo desaprovechemos.

Direcciones web para denunciar incumplimientos de la Ley Antitabaco:

Web FACUA-Consumidores en Acción: https://www.facua.org/es/camp.php?seccion=2
Web No Fumadores: http://www.nofumadores.org
.